¿Qué es el ajonjolí y para qué sirve?

La semilla de ajonjolí o también conocido como la semilla de sésamo, tiene sus orígenes en África y en La India. Es una planta herbácea que puede alcanzar una altura de hasta 1,50 metros. Ha sido muy utilizada en la parte de la gastronomía y es un componente que no puede faltar en ningún restaurante. Se puede encontrar frecuentemente en panes de hamburguesas. Aunque cuenta con muchas más presentaciones. Se emplea como complemento para diferentes tipos de comida, la elaboración de dulces. Puede sustituir de gran manera a la leche por su bajo contenido de grasa y su alto contenido en proteínas y minerales.

El ajonjolí pertenece a la familia de las Pedaliáceas, y sus flores son de lo más llamativas de colores blanco- rosáceos. Estas semillas contienen ácidos grasos esenciales para el organismo y propiedades cardio saludables. Además poseen una elevada cantidad de proteínas. Su altos contenido de calcio, hierro y zinc que nos aportan diversos beneficios. Entre los más conocidos la protección del sistema óseo, prevención de la anemia, reducción de la impotencia masculina. También previene el agotamiento físico y mental , y evita que las grasas insaturadas se adhieran a las paredes de las arterias y que pueden ser muy nocivas para la salud.

¿Para qué sirven las semillas de ajonjolí?

Las semillas de ajonjolí poseen:

  • 598 calorías
  • 16,9 gramos de proteínas
  • 58 gramos de grasas insaturadas saludables
  • 670 miligramos de calcio
  • 10 miligramos de hierro
  • 5 miligramos de zinc

Las semillas de ajonjolí entran en la categoría de antioxidantes por su cantidad de lignano. Para absorber todos los nutrientes que nos provee las semillas de ajonjolí o de sésamo es necesario que las tostemos y que después sean trituradas sin molerlas por completo.

Estas semillas también son muy ricas en fibras que conceden grandes beneficios en el área intestinal. Evita el estreñimiento y activa el metabolismo para un mejor proceso de digestión que cumplirá la función de eliminar cualquier toxina o bacteria que pueda ser perjudicial para nuestra salud.

Es energizante por excelencia y te da una sensación de alivio y felicidad. Es recomendable su consumo en cuadros depresivos o problemas de estrés y ansiedad. Su consumo también te ayudará a conciliar mejor el sueño y contribuye a un mejor funcionamiento de la memoria y concentración para que puedas ser más productivo y próspero en la vida.