Los valores normales de monocitos

Son los análisis de sangre los que permiten verificar los valores de monocitos para su posterior interpretación y es que este importante organismo celular que corresponde a un tipo de glóbulo blanco, permite determinar el estado del sistema inmune, es así como resulta de gran relevancia para mantener en equilibrio la salud.

Ahora bien, los monocitos provienen de la médula ósea y logran hacer parte del torrente sanguíneo para desempeñar su trabajo de eliminar microorganismos y variadas sustancias que puedan identificarse como nocivas o de desecho. Por consiguiente de la estabilidad de sus niveles depende que el organismo se encuentre protegido ante ataques de virus e infecciones o que de ser el caso pueda llegar a superar enfermedades que realmente pueden causar grandes daños.

Valores normales de monocitos en sangre

Tal y como lo mencionábamos inicialmente, son los cultivos de sangre los medios que se emplean para determinar los valores de estas células, los cuales son comparados con cifras de referencia para determinar si el paciente presenta monocitos elevados, bajos o dentro de la normalidad.

Es preciso anotar que para los adultos se maneja un rango deseable entre 150 y 800 monocitos/µL por microlitro de sangre, en el caso de los recién nacidos este debe ser entre 360 y  y 3000 monocitos/µL  mientras que para niños y adolescentes se espera que estos puedan encontrarse entre 200 y 1500 monocitos/µL. De acuerdo a estos indicadores y a la historia clínica del paciente, el profesional médico podrá establecer no solo un diagnóstico apropiado sino también el correspondiente tratamiento.

Monocitosis y monocitopenia

Si el hemograma revela monocitos altos entonces estamos hablando de monocitosis, un estado donde el cuerpo aumenta considerablemente la producción de estas células con la intención de poder contar con un mecanismo de defensa que ayude al sistema inmune a protegerse de alergias, bacterias y similares. No siempre el aumento de estos números es necesariamente algo malo, puede ser simplemente la revelación de que la respuesta inmune se encuentra en perfectas condiciones.

En el caso de monocitos bajos, esta variación recibe el nombre de monocitopenia y corresponde a un estado de alerta por parte de la respuesta inmune. En algunos casos esto puede deberse a la presencia de enfermedades crónicas que agotan la médula ósea, otras veces puede ser simplemente que el organismo se encuentra plenamente libre de riesgos y por lo tanto el sistema inmunológico se permite un estado de reposo que hace que el recuento pueda resultar disminuido.

 

 

 

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *