Las exportaciones, ¿mejoran la calidad de vida de un país?

La importancia de la globalizan y las transacciones mundiales, van de la mano según la forma de aumentar las divisas en un país a través del intercambio internacional de productos o servicios, de esta manera se cree que el mercado de las exportaciones mejora la calidad de vida de los habitantes de un país.

Por otro lado, en análisis y estudios se ha observado que esta definición de que se mejora la calidad de vida de una nación a través de las exportaciones, está llena de muchas polémicas, ya que Exportar es un proceso bastante complicado que requiere de inversión, empleo de recursos, gestión y planificación, entre otras cosas, que no siempre disponen los países

Países con mejores niveles de exportación

Pues, el hecho de expandir mercados hacia el extranjero, es una disposición económica muy poderosa para lograr la expansión a nivel global, la cantidad de exportaciones es, a la vez, un excelente elemento de la influencia que tienen los países en el ambiente internacional. Es por esto que los países más industrializados son los que mayores niveles de exportación tienen en la actualidad: China, Estados Unidos, Alemania, Japón, Francia y Holanda.

Una de las herramientas para calcular esta expansión económica, o la más común por mencionarlo así es usando el valor de la formula del Producto Nacional Bruto (PNB), que se resume en sumar sumando el gasto total familiar, la inversión privada doméstica, el gasto total del gobierno, las exportaciones netas, ya que este saldo neto exterior es el que importa, influyendo directamente tanto en el progreso de las exportaciones como la de las importaciones; es por ello que el PNB como lo conocemos forma parte importante del crecimiento de las exportaciones mundiales.

La decisión de exportar para un país, un desafío total

Sabiendo que la exportación empieza con la intervención en una ostentación de carácter internacional, en la que se establece comunicación con entes extranjeros que comienza a realizar pedidos. Nunca debe ser considerada como un calmante o una solución temporal para hacer frente a una situación circunstancial que se presente internamente a un país, si no que debe considerarse como un nuevo objetivo formal de crecimiento y auge permanente, teniendo siempre presente sus ventajas y desventajas, y a su vez asumir las políticas encaminadas a lograr este objetivo y una mayor correlación entre los diferentes niveles de las políticas macro y microeconómicas existentes.