La milagrosa oración a Santa Marta

Si bien vivía en una población cercana a Jerusalén, Marta al igual que sus hermanos siempre fueron muy cercanos a Jesús tanto que en varias ocasiones su casa de Betania sirvió como hospedaje para el hijo de Dios haciendo objeto de todo tipo de atenciones. La poderosa Santa Marta es reconocida entre los cristianos por ser la patrona de las amas de casa, cocineras, hoteles y hermanas de la caridad y su legado fue tan notable que el mismo Jesucristo le prometió que todo aquel que acudiera en su nombre sería escuchado.

Es así como surge la devoción a Santa Marta como medio para agradecer y si se quiere solicitar ayuda en los momentos difíciles, pues también se sabe de su efectiva acción cuando se trata de dar solución a causas difíciles.

Razones para orarle a Santa Marta

Ciertamente son muchos los santos a los que pueden acudir los creyentes para encontrar consuelo y solicitar misericordia, sin embargo tal y como se expresa en algunos apartados de las Sagradas Escrituras, Marta fue una  mujer ejemplar que además de mantener intacta su virginidad se destacó por demostrar siempre un carácter noble y servicial que le sirvió para que a pesar de gozar de una buena posición social usara todos sus recursos para ponerlos a favor de los necesitados.

Su inagotable fe le sirvió para reconocer delante de todos a Jesús como el Mesías prometido, asimismo sus súplicas sirvieron para que a su hermano Lázaro le fuera regresada la vida por el misterio de la resurrección, algo definitivamente excepcional. Puesto que tras la muerte de Cristo se dedicó a predicar, fue su encuentro con un dragón y el logro de su intimidación a través de la oración lo que le sugiere a muchos fieles que es la santa adecuada para interceder por las causas imposibles.

Las peticiones a Santa Marta

A pesar de que es posible encontrar todo tipo de plegarias que buscan honrarla, probablemente uno de los medios más elegidos para pedir su acompañamiento es la meritoria novena a santa marta, la cual de acuerdo a la tradición debe rezarse durante nueve martes seguidos.

Bien sea para blindar el hogar, para pedir por el dinero o el amor, para que no falte el alimento y si se desea para amansar a los enemigos, orar desde lo más profundo del corazón y meditar en las palabras de esta mujer modelo de entrega y de amor es algo de gran provecho que puede permitir la llegada de ese anhelado milagro.

 

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *