El Giardino di Ninfa, un jardín para suspirar

A las afueras de Roma, se encuentra un monumento natural llamado Giardino di Ninfa, el cual corresponde a uno de los jardines más hermosos del mundo y por consiguiente es cuidado con tanto esmero que solo se abre al público unos cuantos días al año. Conocido también como los jardines de Ninfa, lo cierto es que este bello sitio se encuentra sobre los restos de lo que fuera una ciudad medieval dominada en su tiempo por luchas de poder entre familias influyentes.

De esta manera, el visitante podrá encontrar además del oasis protagonista, un parque arqueológico con las ruinas de un castillo, palacetes, iglesias y campanarios medievales. Todo esto, rodeado por una vegetación exuberante y unos cuantos riachuelos que desembocan en un estanque.

La leyenda de los romáticos jardines de ninfa

Se dice que Ninfa era una bella princesa que vivía con su padre en el castillo que estaba junto al lago más importante de la región de Lazio. Si bien todo era bueno para ella vida era dulce para ella, los grandes pantanos infestados de malaria y los mosquitos, habían deteriorado bastante las tierras.

Cierto día, el rey llamó a dos vecinos: Martin, lo bueno, que Ninfa amaba en secreto, y Moro, el rey hechicero malvado. El rey les dijo que iba a conceder a ninfa en matrimonio a quien drenara esos pantanos. De esta manera, Moro fue el que resultó ganador, así que Ninfa entonces, para no ir en matrimonio a Moro, se arrojó al lago y desapareció para siempre en las aguas.