Principales causas y síntomas de los linfocitos bajos

En medio del torrente sanguíneo es posible encontrarse con una variedad de glóbulos blancos que recibe el nombre de linfocitos, células que trabajan en pro del sistema inmune pues su misión es identificar y de ser el caso eliminar aquellos microorganismos externos tales como virus, bacterias y similares que buscan causar daño en el organismo.

Puesto que es a través de los análisis de sangre que podemos tener noticia de sus valores y estos a su vez son los permiten identificar cambios en el estado de salud, muchas veces este tipo de pruebas pueden revelar bajos linfocitos o por el contrario importantes incrementos, es entonces cuando se hace necesario dimensionar un poco mejor su significado para de la mano del profesional médico enfrentar la situación de una manera adecuada.

Causas de los linfocitos bajos

Empezaremos por señalar que los indices de linfocitos que se toman como valores de referencia, corresponden a entre 1.500 y 4.000 células por microlitro de sangre, por lo tanto se habla de linfocitos bajos cuando estos se encuentran en niveles inferiores a las 1.500 células, una condición que recibe el nombre de linfocitopenia y que preocupa un poco ya que revela la disminuida capacidad que tiene el cuerpo para salir victorioso ante los posibles ataques patógenos.

Respecto a las causas por las que los linfocitos bajan, podemos hablar de infecciones virales, trastornos que afecten de manera directa el desempeño de la médula ósea, el consumo de cierto tipo de medicamentos, algunos problemas autoinmunes y finalmente enfermedades neurológicas tal y como es el caso de la esclerosis múltiple y el síndrome de Guillian-Barre.

Síntomas característicos de los linfocitos bajos

Lo cierto es que el recuento de linfocitos en este caso bajos, solo es posible detectarlo de manera eficiente por medio de una prueba de sangre ya que esta condición como tal no suele revelar signos claros que permitan por ejemplo un autodiagnóstico, es por ello que en la mayoría de los casos puede pasar inadvertida o descubrirse por simple casualidad.

Es de resaltar que existen cambios en el cuerpo que aunque corresponden más que nada a los síntomas propios de una enfermedad subyacente pueden interpretarse como señales del descenso de estas células, de esta manera la fiebre, las infecciones virales, hinchazón en las articulaciones, la debilidad, distintos procesos inflamatorios y el cansancio constante y sin motivos aparentes pueden establecerse como razones válidas para que el médico solicite analíticas que posteriormente servirán junto a la totalidad de la historia clínica para establecer el correspondiente tratamiento.

 

 

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *