Principales causas de la hemoglobina alta

Considerando que la hemoglobina es aquella proteína que se encuentra presente en los glóbulos rojos y que se ocupa tanto de la oxigenación celular como del característico tono rojo de la sangre, cualquier desequilibrio en sus valores puede tomarse debe ser interpretado con la correspondiente precaución. Es así como exploraremos un poco las principales causas de la hemoglobina alta pues aunque es de resaltar que esta condición por sí misma no es una enfermedad si puede ser el indicador de la presencia de algún malestar subyacente.

Para poder referirnos con propiedad a la hemoglobina alta, además de tener claridad sobre los valores que componen los rangos de referencia se hace importante analizar con detalle la información que presentaremos a continuación.

Hemoglobina alta, causas y síntomas

La concentración normal de hemoglobina en sangre debe ser para los hombres entre 13.8 y 17.2 g/dL, para las mujeres entre 12.1 y 15.1 g/dL y para los niños entre 11 y 13 g/dL, de manera que si los resultados de los análisis están por encima de estos valores el profesional de la salud a cargo deberá trabajar de la mano de la historia clínica y de ser necesario de otras pruebas hasta poder formular el tratamiento correspondiente para disminuir la presencia de dicha proteína.

En cuanto a las causas de la hemoglobina alta, esta condición suele dar cuenta de una baja en los niveles de oxígeno, pero también puede ser la consecuencia de algún tipo de enfermedad pulmonar, una insuficiencia cardíaca, del hábito de fumar, de vivir en zonas de gran altitud, deshidratación o defectos congénitos del corazón. Respecto a los síntomas, estos varían en cada paciente en función de la causa, es por ello que entre estos se encuentran los mareos, sangrados, dificultad respiratoria, circulación sanguínea lenta y pérdida temporal tanto de la visión como de la audición entre otros.

Tratamiento para la hemoglobina alta

No es posible hablar de manera detallada sobre el proceso a seguir que prescribirá el médico ya que este dependerá exclusivamente de la enfermedad causante del aumento de hemoglobina. Aun así, evitar los lugares demasiado cálidos y húmedos, el humo del cigarrillo,  hidratarse mejor, algunos cambios en la dieta y revisar los medicamentos que se pudieran estar tomando suelen ser aspectos que se toman en cuenta en estos casos.

Una evaluación médica completa es trascendental para que el paciente con la debida guía pueda superar este trastorno, lo importante es acatar las recomendaciones y nunca auto medicarse.