Peligros de las cucarachas para la salud humana

Posiblemente, entre los insectos más cercanos al hombre, las cucarachas sobresalen no solo por la rapidez con que se reproducen sino también por ser increíblemente resistentes a los cambios de su entorno, a esto por supuesto debemos sumarle los peligros de las cucarachas para la salud humana ya que son ciertamente, potentes transmisores de variadas enfermedades.

Puesto que las cucarachas alcanzan ya más de 3.000 años de antigüedad en el planeta, se les suele reconocer por ser pequeños animales de cuerpo aplanado que cuentan entre otras características con un par de alas, seis patas alargadas con espinas y sus típicos colores: café, negro y amarillo. Lo que muchos ignoran es que una plaga de estos animalillos es un desagradable y perjudicial riesgo para nuestro bienestar, es por ello que hablaremos sobre los alcances nocivos de un insecto que a simple vista pareciera ser tan inofensivo.

Riesgos de las cucarachas para la salud del hombre

Basta con señalar que todo aquello con lo que tiene la contacto la cucaracha puede quedar infectado para que las alarmas empiecen a encenderse y finalmente se le pueda asignar la trascendencia que realmente debería de tener esta clase de infestaciones.

Al estar llenas de bacterias, una vez que una cucaracha tiene contacto con el agua o los alimentos que se consumen con esto es más que suficiente para una clara exposición a un agente infeccioso, adicionalmente está el hecho de que su orina y sus excrementos cuentan con todo lo necesario para enfermarnos, no podríamos dejar de lado la posibilidad de mordeduras de cucarachas, una acción que implica relación con su saliva. A causa de lo señalado anteriormente, pueden darse enfermedades tales como: disentería, lepra, gastroenteritis, diarrea, fiebre tifoidea, salmonella, cólera, gangrena y diversas reacciones alérgicas.

¿Cucarachas en la casa?

A pesar de que se alimentan de cualquier cosa, el lugar favorito de las cucarachas es la cocina ya que los alimentos que allí se almacenan al igual que la grasa que queda por ejemplo en las hornillas luego de preparar la comida las atrae notablemente, de igual manera es allí donde podrán encontrar más fácilmente agua, líquido vital para ellas.

Además de verlas caminando por los espacios del hogar, señales como su acostumbrado olor fuerte y rancio, descubrir manchas marrones en la cocina o rodapiés y encontrarse con sus excrementos, que tiene forma de polvo negro, serán indicadores de que debes actuar inmediatamente para ponerle fin a su proliferación.

 

 

 

 

 

 

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *