Para qué sirven los faros marítimos

Como parte del propósito de garantizar la seguridad en la navegación y de facilitar los movimientos en el mar, los faros marítimos son ayuda y guía para señalar la entrada a los puertos y todos los diferentes obstáculos que pueden interferir con el desempeño de la embarcación, especialmente durante la noche.

Se describen como torres altas que disponen de un foco de luz notablemente potente en la parte superior, algunos suelen estar dotados con sistemas de sirenas para emitir ruidos cuando, por ejemplo, las noches son demasiado nubladas y la luz del foco sencillamente no se puede distinguir.

La función del faro marítimo

Estos faros suelen ser operados de manera automática o a distancia, aunque en algunos casos se mantiene la idea inicial de un pequeño apartado para el vigía u operario justo en la base del faro. Se sitúan en puntos críticos de las costas y son sin lugar a dudas elementos célebres de los cuales se tiene noticia desde las épocas más remotas.

En ellos se disponen las rutas de navegación de los barcos, son en otras palabras referencia y aviso para los navegantes, de manera que de no ser por ellos evitar peligros en medio del mar sería algo más que nada de suerte.

Adicionalmente, los faros también son de gran ayuda para las pequeñas comunidades pesqueras, pues las luces guían adentro y afuera de las aguas a los pescadores ya que muchos peces suelen capturarse de noche, esto es algo que beneficia bastante la economía de algunas localidades.