Origen de la lluvia ácida

La lluvia ácida puede definirse como un cambio en el PH del agua presente en la atmósfera y en el agua que cae cuando ocurren las precipitaciones, esta generalmente cae a la tierra en forma de lluvia. Este conocido fenómeno ambiental afecta el ciclo del agua durante su fase aérea, convirtiéndose en uno de los principales contaminantes atmosféricos, junto a la disminución de la capa de ozono y al efecto invernadero, los tres tienen efectos negativos sobre el medio ambiente.

 ¿Cómo se origina la lluvia ácida?

 La lluvia ácida junto a los demás tipos de precipitaciones ácidas como la nieve, el granizo o la neblina han llamado la atención actualmente por haberse convertido en uno de los mayores problemas de contaminación, causando efectos de una gran magnitud sobre el ambiente, incluso se ha determinado que está lluvia se vuelve más ácida a medida que transcurren los años.

El dióxido de carbono se disuelve normalmente y de forma natural con el agua de la atmósfera, produciendo una solución mínimamente ácida, pero dicha acidez se disuelve facilmente por la presencia de otros minerales; sin embargo, la lluvia ácida pasa por un proceso distinto, es decir, que se encuentran presentes en la atmósfera tanto el ácido sulfúrico, como el ácido nitrico, sobretodo en las zonas más industrializadas como en el noreste de los Estados Unidos o el Norte de Europa. 

Los ácidos causantes de lluvia ácida se forman a partir de dos contaminantes principales, el dióxido de azufre (SO3) y el óxido de nitrógeno (NO2), dichos contaminantes permanecen en la atmósfera y le dan a la misma características ácidas, estos contaminantes mezclados con el agua se precipitan cada cierto tiempo en la lluvia, la neblina y la nieve. La lluvia será más ácida en las áreas donde hay mayor cantidad de contaminantes, como por ejemplo, donde se encuentran presentes plantas termoeléctricas que utilizan el azufre como combustible.

Debido al constante arrastre de sustancias contaminantes provenientes de la actividad humana en los componentes naturales del aire y a la presencia de partículas sólidas en la atmósfera, sobretodo las originadas por la disolución continúa del dióxido de carbono en el agua de la lluvia, la misma cuenta con una acidez normal que varía entre las 5.5 y las 5.7 unidades de PH, en el caso de la lluvia ácida este PH aumenta considerablemente, provocando muchos efectos negativos sobre los seres vivos cuando entra en contacto con la superficie terrestre.

Más Información en: https://cumbrepuebloscop20.org/medio-ambiente/lluvia-acida/