El Magníficat como oración de alabanza

Con ocasión de compartir la alegría de la noticia del embarazo de Santa Isabel, la Virgen María acudió presurosa a una ciudad de Judá para su encuentro y fue justamente en ese momento cuando por inspiración del Espíritu Santo pronunció El Magníficat como oración de alabanza. Este maravilloso suceso, se encuentra registrado en el evangelio de San Lucas y equivale ciertamente a una de las pocas veces en que podemos tener acceso a los sentimientos, pensamientos y emociones más propias y honestas de la madre del hijo de Dios.

Puesto que el Magníficat deja a la vista de todos la espiritualidad de María, esta plegaria es de gran importancia para el cristianismo pasando a convertirse en una de las plegarias preferidas cuando se trata de fortalecerse, salir adelante en los momentos difíciles y hacerle frente a complejas enfermedades.

El mensaje de la oración la magnifica

De acuerdo a lo que se expresa en https://www.lamagnifica.org/ este precioso himno obedece en primera instancia a un canto de alabanza y acción de gracias en el que María se muestra plena por la obra que Dios ha hecho en ella. Asimismo, la estructura como tal de la plegaria revela bienaventuranzas para toda la humanidad a partir de la fe y la gran relevancia de reconocer la misericordia divina como un verdadero regalo.

De esta manera la anotación que se encarga de señalar que Dios siempre cuidará a su pueblo se interpreta como un signo de amor que merece ser analizado y reflexionado pues las debilidades humanas siempre van a precisar de aquella clemencia que solo puede venir del creador. Por otra parte, el ejemplo de sencillez y humildad de María nos formula una invitación a liberarnos del orgullo y la vanidad para pasar a predicar tal y como ella lo hizo al convertirse en un modelo de fe.

La fidelidad de Dios y la intervención de María

Si bien las lamentaciones y las súplicas hacen parte de la realidad humana, la verdad es que nada más bello que iniciar cualquier tipo de comunicación con el cielo acudiendo a un medio para agradecer tan óptimo y diciente como la oración de la magnifica.

Ciertamente la generosidad divina solo puede ser experimentada por quien se acerque con humildad de corazón y bajo el misterio de la fe, es en esos casos que la santísima virgen actuará a nuestro favor para que seamos escuchados y podamos estar más que felices ya que al fin y al cabo esto es lo que quiere toda madre para sus hijos.

 

 

 

 

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *