¿Qué son las calaveras literarias chistosas?

Gracias al sentido que la cultura mexicana ha intentado darle a la muerte, es que ha sido posible encontrarle cierto aire jocoso, esto por supuesto con ocasión de la festividad del día de los muertos y la serie de tradiciones que surgen a partir de esta fecha, tal y como es el caso de la creación de calaveras literarias las cuales encuentran inspiración en las virtudes pero más que todo en los defectos de conocidos o personalidades públicas.

Ciertamente se trata de una forma de expresión escrita que busca el camino para decir lo que en otras circunstancias nadie se atrevería, esto bajo la idea de inspirar a vivir la vida pues lo único realmente seguro es la muerte.

Calaveras literarias chistosas

La herencia cultural de México ha conseguido mediante palabras populares constituir versos con divertidas rimas que podrían ser interpretados como sátiras, de esto es de lo que se trata esta forma de arte, la cual encuentra sus inicios en el siglo XIX y que ha sido descrita como una manera bastante particular de escribir epitafios.

Su sentido crítico si bien ahora se encuentra dirigido a los humanos, guarda sus inicios en la intención de burlarse de la muerte y así despojarla de ese lado terrorífico que muchos le conceden.

Como dato curioso, las calaveras literarias chistosas siempre suelen estar acompañadas por ilustraciones de cráneos, huesos o de la también popular catrina y fue justamente así como esta muestra literaria fue incluida por vez primera en el periódico socialista de Guadalajara constituyéndose el inicio de una cruzada que en muchas ocasiones se vio cubierta de censura y rechazo.

Cómo crear una calavera chistosa

Las calaveritas chistosas, como también son conocidas, precisan más que nada de creatividad y de una buena dosis de irreverencia, adicionalmente implican de ciertos pasos para lograr una redacción que pueda tener sentido tal y como cualquier otra composición.

Para elaborar este tipo de trabajos el escritor debe imaginar que el protagonista ya falleció, de esta manera le será mucho más sencillo atreverse a revelar emociones, sentimientos y demás pensamientos que siempre se ha tenido guardados.

Veamos un sencillo de ejemplo de una calavera chistosa a partir de la lectura de este pequeño fragmento:

“Un día la calavera por Whatsapp estaba chateando

con su amiga la muerte, y le estaba reclamando

por una publicación de Face, donde ella andaba bailando;

para qué la había subido? ¿no vio que andaba tomando?”.

 

 

 

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *