La comunicación como factor clave en el liderazgo

El actuar de un buen líder debe regirse por una serie de pautas identificadas para apoyar su labor, entre ellas por supuesto, la comunicación, pues de su adecuada o inadecuada ejecución depende el éxito de las relaciones que se establezcan con el equipo y esto sin duda alguna es totalmente determinante para conseguir los resultados propuestos.

La comunicación en el liderazgo es un factor clave que merece atención y esfuerzo ya que para que pueda darse aquello de influir, motivar y guiar, el líder debe asegurarse de transmitir un mensaje adecuado y para ello requiere de los diferentes elementos comunicativos.

La comunicación del líder con el equipo

En medio del ejercicio del liderazgo es posible encontrarse con la necesidad de percibir a las personas tanto con sus capacidades y talentos como con todas esas emociones que nos hacen precisamente humanos, para lograrlo es imprescindible medir el impacto de las palabras que se emiten y asimismo preocuparse por disponer de lo requerido para saber escuchar.

Evidentemente en ocasiones el líder debe mostrar toda su firmeza y exigencia, pero esto en ningún momento debe afectar su destreza para comunicarse desde la humildad de comprender que todos estamos expuestos a los errores y que su misión es generar el acompañamiento necesario para superar los diferentes obstáculos. Inicialmente será la planeación la que ayude a poner todo esto en acción, más tarde el hábito se interiorizará y las cosas empezarán a darse de manera mucho más natural pues los buenos resultados reafirmaran que se va por buen camino.

La comunicación efectiva

Muchos insisten en que sin comunicación sencillamente no puede existir el liderazgo y esto es realmente cierto, pues hasta que el líder aprenda no solo a transmitir su mensaje sino también a escuchar, no podrá darse aquella anhelada retroalimentación, la cual es fundamental para la armonía de un grupo o equipo sin importar su propósito.

Puesto que la calidad de la comunicación tiene el poder de fortalecer o debilitar, un líder comprometido se educará de la manera necesaria para elevar su potencial en cuanto a esta habilidad, de esta manera podrá pasar a compartir su conocimiento para que todos los colaboradores lo pongan en práctica y se cree un sistema mucho más organizado y apto para la sana cooperación.  Cabe resaltar lo indispensable de un lenguaje propositivo para que el trabajo pueda enfocarse realmente hacia la innovación y hacia la conquista de metas que se creían inalcanzables.

 

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *