La azúcar en nuestra alimentación

Todos los alimentos contienen azúcar y sal, que son suficientes para cubrir las necesidades nutritivas de nuestro organismo. Es por eso por lo que no tiene sentido añadir grandes cantidades de ellos para potenciar su sabor y hacerlos más apetecibles, porque son más los daños que lleva asociado que los beneficios que obtenemos.

La azúcar es un carbohidrato que está contenido en muchos alimentos. Los carbohidratos forman parte de nuestra vida diaria en forma de pasta, arroz, harinas, pan, plátano, papas, entre otros alimentos, y su consumo es esencial para todas nuestras actividades diarias, ya que son como la gasolina del nuestro cuerpo.

El azúcar se prepara a partir de otros alimentos que lo contienen en abundancia, como la caña de azúcar, la remolacha, entre otros. Existen varios tipos de azúcar, y se diferencian en el grado de procesamiento químico.

La más procesada es la llamada azúcar blanca para lo cual se utilizan diferentes blanqueadores y otros químicos para llevarla hasta el punto en que la compramos en el supermercado.

Mientras que el papelón, la melaza, la azúcar lavada, la azúcar morena y algunas de las azucares orgánicas las cuales son obtenidas de frutas y plantas, son menos procesadas.

El consumo en exceso de azúcar puede conllevar a muchos problemas de salud.

¿Qué ocurre cuando nos pasamos con el azúcar?

Un exceso de azúcar podría transformarse en grasa y afectar a nuestra circulación sanguínea. Además, esta sustancia es muy agresiva sobre los dientes provocando caries y ciertas enfermedades bucales.

Para el metabolismo del azúcar se necesitan vitaminas B, por eso cuanta más azúcar consumamos menos vitaminas de este tipo quedarán disponibles para otras funciones de nuestro organismo.

Y por último, uno de los efectos más comunes es el exceso de acné, debido a que el consumo de azúcar provoca mayor segregación de insulina. Esto también puede llegar a ser la causa principal de la diabetes, enfermedades cardiovasculares, entre otros.

Muchos productos que consumimos tienen grandes cantidades de azúcar en sus ingredientes, por ejemplo los refrescos, tortas, caramelos, mermeladas. Y sin darnos cuenta podemos estar atentando con nuestra salud directamente al consumirlos desmedidamente.

Para disminuir estos peligros y disfrutar de una vida sana y plena, es recomendable consumir todos estos productos de manera moderada y aumentar más el consumo de alimentos naturales como frutas, verduras, cereales y alimentos orgánicos, los cuales nos aportan todo lo necesario para beneficiar a nuestro organismo.