El uso ortográfico de los signos de interrogación

En el español, contamos con los signos de entonación, una categoría establecida para indicar el estado emocional y de la cual hacen parte los signos de admiración y de interrogación. Sobre estos últimos, hablaremos específicamente en la entrega de hoy, pues lo cierto es que el uso ortográfico de los signos de interrogación es un aspecto trascendental al momento de hablar y escribir para lograr la interpretación adecuada de las expresiones.

Tal y como se muestra de manera detallada en https://signodeinterrogacion.com/, los signos de interrogación nos facilitan el poder identificar en algún texto si los personajes realizan preguntas, si tienen dudas sobre algo o hacen comentarios en tono de sorpresa, por tanto, es esencial no distorsionar su ocupación, respetando las diferentes reglas y funciones que les acompañan.

Ortografía de los signos de pregunta

Puesto que al precisas de un signo de apertura (¿) y otro de cierre(?) se establece como un signo doble, su adecuado uso ortográfico podría resumirse a partir de las siguientes disposiciones:

  • Signos dobles: para complementar un poco más esta regla, el español a diferencia de idiomas como el inglés, donde solamente se emplea el de cierre, sí dispone que debe señalar el principio y el final del interrogante.
  •  Puntuación después del signo de cierre: debido a que el signo interrogativo de cierre equivale al punto, puede hacerse uso de cualquier otro signo menos este para continuar con el texto. También es oportuno anotar, que la palabra que se escribe a continuación, deberá empezar con mayúscula: Estoy aquí, ¿ves?, No me he ido.
  • Iniciar con mayúscula: esto solo sucederá si se trata de oraciones seguidas pero independientes, se debe dejar un espacio entre cada signo: ¿Quién era? ¿Qué quería de ti? ¿De dónde vino?
  • Poner más de un signo: es correcto enfatizar frases de esta manera, siempre y cuando se abre y cierre: ¿¿¿Qué??? ¡¡No me lo puedo creer!!
  • Vocativos: siempre que ocupen el primer lugar del enunciado, deberán ser excluidos de la pregunta; pero si van al final, se enmarcan entre interrogaciones: Andrea, ¿sabes ya cuándo te irás? / ¿Sabes ya cuándo te irás, Andrea?

Interrogativos directos e indirectos

La interrogación dispone de una forma directa en la que, para cumplir la regla, la frase debe estar acompañada por interrogativos al inicio y al final. En cuanto a la forma indirecta, los signos simplemente desaparecen tal y como sucede en el ejemplo propuesto:

¿Qué pasa? (forma directa)

No entiendo qué es lo que pasa (forma indirecta)

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *