El gran cambio de Hotmail a Outlook

Como uno de los proveedores insignia de correo electrónico, Hotmail se instaló para siempre en la memoria colectiva de la humanidad, pues lo cierto es que nadie puede olvidarse de aquella clásica extensión @hotmail.com; así pues, apelando a la modernidad y a la consolidación de una interfaz mucho más completa, hace varios años ya, que fuimos testigos de la transición de Hotmail a Outlook, la cual marca un antes y un después en el escenario del email y los complementos que ahora le acompañan.

Describiendo dicho proceso como una verdadera reinvención, hotmail tras haber sido un servido empleado en todo el mundo, se encuentra ahora haciendo parte del paquete de Microsoft Office donde se le puede identificar con el nombre de Outlook siendo de esta manera una alternativa mucho más completa que su antecesor.

La migración de Hotmail a Outlook

Tras haber sido lanzado oficialmente al mercado en el año 1996, Hotmail más que nada en un intento por volver a crecer y contar con las herramientas requeridas para hacerle frente a un gigante de las dimensiones de Gmail, mejora la experiencia asignando de paso un nuevo nombre, Outlook.

Por lo anterior, entre el 31 de julio de 2012 y el 18 de febrero de 2013 ocurrió una migración de usuarios con el fin de que poco a poco sus extensiones pasaran a ser @outlook.com, lo cual garantizaba el total acceso a una interfaz innovadora con iconos más grandes, sincronización de fotos con los perfiles, sincronización con los contactos de Skype, Facebook, Google y Twitter, además de la detección oportuna de correos promocionales al igual que un potente filtro anti spam.

Un paquete ofimático para la creación y edición de documentos en línea, la inclusión de OneDrive para el almacenamiento de archivos en la nube y versiones de escritorio al igual que para dispositivos móviles, son algunas de las características que más llaman la atención.

Un servicio con muchas mejoras

Esta es una buena manera de definir a un proveedor como lo es Outlook, ya que no solamente se queda bajo la etiqueta de producto, es también un servicio y por ello ha encontrado la manera de hacer las veces de aliado para garantizar la comunicación en todo momento y lugar.

Opciones que encuentran con gran claridad, un diseño limpio, facilidad para personalizar, un buen sistema de búsqueda y un calendario en el que se pueden agendar los eventos para organizar mucho mejor cada minuto del día, forman parte de sus virtudes.