Dios escucha y responde las oraciones

Son muchas las personas que creen que orar es una pérdida de tiempo y que nadie les escucha, otras personas han orado pero sienten que no reciben ningún tipo de respuesta, sin embargo, en la Biblia se asegura que Dios escucha las oraciones, lo que se refleja en las siguientes escrituras “Dios se apiadara de ti al oír tu clamor, apenas te escuche te responderá”.

En la Biblia puedes encontrar muchos ejemplos de oraciones que en su momento fueron escuchadas como en Hebreos 5:7, en Daniel 9:20,21 y 2 Crónicas 7:1. Si esto es así, entonces ¿Por qué algunas personas sienten que nadie escucha su oración al despertar? Todos los que quieran que el Dios de la Biblia los escuche, tienen que orarle solo a él, es importante que no se le ore a ningún otro Dios ni a sus antepasados, además debes tomar en cuenta que Dios siempre quiso que lo que se le pidiera fuera conforme a su voluntad, es decir, de acuerdo a lo que él aprobaba y tenía destinado para nosotros.

Si tomamos en cuenta las recomendaciones anteriores, debemos tener por seguro que este nos escucha, pero también hay que obedecerlo y conocerlo. En el mundo también existen personas que están completamente convencidas de que orar no es solo una costumbre religiosa y que Dios realmente escucha y responde cada una de las oraciones.

¿Por qué quiere Dios que le oremos?

Dios nos invita a hablarle porque la comunicación fortalece las buenas amistades, y a través de la oración podemos convertirnos en sus amigos, a medida que le hablamos nos acercamos a él, es decir, que mientras más le oremos nuestra amistad con él será más estrecha.

Además de lo mencionado, expertos en comportamiento humano han notado que cientos de millones de personas tienen la necesidad de orar, en muchas ocasiones hasta los ateos y agnósticos lo hacen, esto solo confirma que fuimos hechos con la necesidad de sentirnos cerca de nuestro Creador y una forma de hacerlo es orándole constantemente.

Son muchos los aspectos que podemos incluir en nuestras oraciones, en ellas podemos hablar de cualquier aspecto de nuestra vida, cuando oramos podemos pedir perdón, alabar a Dios, dar gracias, pedir que se nuestro guía y pedirle fuerzas para sobrellevar los problemas y las angustias.

En conclusión si oramos de la forma correcta y por las razones adecuadas, Dios nos escuchara, en especial porque este nos anima a que nos acerquemos a él.