Complicaciones en la placenta tendrían que ver con la esquizofrenia

A partir de estudios científicos sobre genética y desarrollo del cerebro, se ha presentado la hipótesis de que una placenta que presente deficiencias podría estar asociada a un trastorno psiquiátrico de altas implicaciones como es el caso de la esquizofrenia, una enfermedad de la que hasta ahora se siguen investigando las causas.

Tomando un análisis que incluyó alrededor de unas 2.900 personas, se ha podido inferir que este trastorno presenta una mayor incidencia cuando las personas han experimentado complicaciones en el útero y en el parto.

¿Placenta y esquizofrenia?

Las conclusiones de dicho estudio, llevan entonces a manifestar que, si se tiene una placenta menos eficiente, es posible que el bebé no tenga acceso a los nutrientes y al oxígeno que requiere, así que es esta restricción la que afectaría el desarrollo del cerebro del bebé de una forma que predispone a la esquizofrenia en una etapa posterior de la vida, todo esto con el agravante de complicaciones durante el embarazo o el parto.

Si se identifica en su totalidad el comportamiento de las placentas afectadas respecto a la esquizofrenia, se podría empezar a pensar en el inicio de la consolidación de tratamientos que esta variación pudiera despertar en el feto, algo que sin duda sería infinitamente beneficioso, si se toma en cuenta que la esquizofrenia afecta a 21 millones de personas alrededor del mundo según la Organización Mundial de la Salud (OMS), siendo su principal efecto el interrumpir las comunicaciones que tienen lugar en el cerebro, lo que da paso a los síntomas y consecuencias característicos.