Cómo se cultiva el azafrán

El azafrán es una especia muy costosa, sin embargo, su cultivo resulta bastante sencillo y accesible para cualquier persona que desee hacerlo. Su precio viene a estar determinado por la mano de obra que requiere su cosecha y por lo delicado de su recolección y manipulación; es bueno destacar que el precio del azafrán varia.

De hecho cuando se revisa información sobre cómo cultivar azafrán nos encontramos con que el azafrán puede cultivarse casi en cualquier parte de Francia y en muchos otros países. Lo más determinante viene a ser la naturaleza del suelo que la del clima de la región en la que se desee implantar.

 Aspectos a tener en cuenta para su cultivo

Algunos de los principales elementos  a tener en cuenta al momento de decidir implantar el azafrán, serían:

Ciclo vegetativo: puede plantarse de junio hasta septiembre cada año y suele florecer durante todo el mes de octubre incluso desde el primer año de plantación; su desarrollo vegetativo se da durante el invierno y sus hojas se desecan en el mes de mayo.

Naturaleza del suelo: los bulbos de azafrán se dan bien en suelos bien avenados y que dejan filtrar rápidamente el agua de lluvia y deben evitarse los de tierras arcillosas y pesadas. Lo más recomendable es disponer de una tierra arcillosa y calcárea o limosa neutra cuyo PH oscile entre 6 y 8. Debe ser implantado en lugares soleados.

Cómo preparar el suelo: debe hacerse antes de invierno con una cava o labranza lo suficientemente profunda, usando abono proveniente de preferencia de compuesto. Deberá mantener el terreno limpio al momento de realizar la plantación desde el mes de junio  y hasta septiembre y asegurarse de mullirlo muy bien antes de implantar los bulbos en tierra.

Azafranal: los bulbos del azafrán pueden plantarse directamente en plena tierra, en maceta o macetero por igual. Lo clave en todo este asunto es cuidarlos de los ratones campesinos y otros animales de rapiña, especialmente en las épocas de invierno y verano.

Cosecha: las flores de azafrán aparecen generalmente al principio del mes de octubre y la florescencia puede llegar a extenderse durante un mes. La cosecha es  posible a través de dos métodos y cuando se trate de un pequeño número de flores, se puede dejar la flor en sitio y extraer solo 3 filamentos rojos de pistilo con pinzas de depilar y a esto se le conoce con el nombre de escamonda.  Para grandes cantidades de flores lo más recomendable es recogerlas tan pronto estén abiertas y recuperar  los pistilos rojos.